martes, 10 de julio de 2018

Duda

Siempre estancado en la duda, en la maldita duda. Siempre viendo lo blanco o lo negro en las matices. Que si es el o aquél. Por mamá o por papá. Por si tengo que seguir adelante y superar o mirar hacia atrás y atesorar los recuerdos. Pensar en el futuro genérico o en el que sobresaltas. Por si llorar o enfadarse. Por si soltar o sufrir. Por si dejarte ser.. Por creer o perder Por si pedir ayuda o callar
Por si callar o seguir escribiendo Por si morir o vivir
Por dudar

Muñeco

Aquel chico, que había crecido en un barrio normal, con su normal padre y normal madre. Creció y vivió sin enterarse de nada, como muchos otros. Una tarde del año 2007, antes de ir al colegio, vio como sus padres discutían, no entendió muy bien que pasaba, no entendió el porqué su madre estaba tan exaltada en ese momento. Prefirió entonces quedarse en su pieza y esperar a que calmen, mientras tanto el jugaría con sus juguetes. En esa media hora, con su extensa imaginación infantil, inventó una especie de historia entre dos de sus muñecos favoritos. Por un lado, un pequeño vaquero de pantalones blancos, con manchas marrones que casi tocaban el piso y por el otro, un muñeco bastante horrible, roto y peludo, al que él anteriormente le había sustituido su cabeza original por la de un caballo. ¿Por qué un niño guardaría semejante bicho horrendo entre sus juguetes? Quizá simplemente le parecía simpático y un tanto bizarro. Cada jefe tiene sus súbditos. Por el lado del vaquero (como es de esperarse), estarían los buenos juguetes, los puros, los humildes, pero por el lado del monstruoso caballo estarían los malos, los egoístas, los inmorales.
-¡Esto es una guerra entre el bien y el mal! -decía el niño- Los más fuertes van a enfrentarse en una última pelea.
El niño junto a los dos contrincantes para una última batalla. Él le robaba a su hermana una de las casitas para muñecas, cosa que le hubiera dado vergüenza admitir, pero se necesitaba una buena ambientación para una buena pelea. Colocó al vaquero al lado de una de las puertas del segundo piso de la casita y al caballo muy cerca de él, pegado a una diminuta mesita de luz. En este momento, el niño les volvió a dar vida una vez más a sus muñecos.
-Menudo lugar has elegido para enfrentarte a mi, vaquero. -dijo el caballo mientras largaba una risa burlesca- las paredes rosadas, los brillos por todas partes.
-Me gusta este color -dijo el vaquero también sonriendo
-Sos una nena, ¿Empezamos de una vez?
-Una vez más -dijo el vaquero que seguía sonriendo

"La batalla final" la ganó obviamente el vaquero, los buenos salieron victoriosos una vez más. Luego de esta increíble aventura, el chico escuchó un silencio total en la casa y dedució que la discusión había terminando. Guardó sus juguetes en una caja, agarró sus útiles, su mochila y se fue al colegio.
Los días pasan, las peleas entre estos dos rivales continúan, siempre el vaquero se alsaba victorioso. Un día, el niño llegó a su casa muy angustiado, unos compañeros se habían burlado de el por tener el pelo largo, le habían dicho que parecía un maricón. Llegó a su casa, cruzó el pasillo y oyó a sus padres discutir. No le dio mucha importancia, pero en cuanto entró a su pieza se largó a llorar. Sacó los juguetes de la caja, se sentó en el suelo y los ordenó a modo de enfrentamiento, una vez más, este les dio vida a sus muñecos.
El caballo, que estaba mirando directamente al vaquero, se lo veía más firme que nunca.
-Hoy no es tu día, vaquero. Hoy seremos nosotros los ganadores.
-Te veo muy seguro hoy -dijo el vaquero que tenía la misma sonrisa de siempre-
-Reíte ahora, pero hoy no tenes oportunidad.

Y no la tuvo. Parecía increíble, pero los malos habían ganado por primera vez.
Como siempre hacía, el niño guardo los juguetes y salió del cuarto.
Esta vez no pasaron días, sino años. Las peleas seguían latentes, pero fueron decayendo a medida que pasó el tiempo. Un día, la caja no se volvió a abrir. Los juguetes yacían inmóviles, petrificados en esas cuatro paredes de cartón miraron hacía la nada durante años. La mayoría de los días eran lentos, salvo aquellos en el que, tanto el vaquero como el caballo, perdían el orgullo y comenzaban a charlar. Pronto se dieron cuenta de que tenían algo en común, una conexión con aquel joven. Si bien habían compartido los mejores y peores momentos de su infancia, ahora les resultaba un completo desconocido. Pero eso no quitaba el hecho de que ambos, se habían sentido fuertemente unidos por un lazo que iba más allá de las travesías que habían atravesado los tres.
-Me acuerdo de aquel viaje, otro de tantos arruinados. Los padres de Mateo y sus discusiones, se lo veía destrozado -dijo el vaquero-
-Les da mucha importancia, se hace demasiado drama, tiene que entender que no es su problema.
-El otro día escuché algo, los gritos se sienten hasta en esta puta caja, dijeron algo sobre divorciarse ¿Y eso que significa?
-Significa que se van a separar, tarado.
-Que estupidez, no entiendo.
-¿Qué es lo que no entendes? ¿No escuchas los gritos todos los santos días?
-Justamente, no entiendo este clima horrible, no entiendo el porqué está en el medio este pobre chico. ¿Cuánto tendrá ahora? ¿Once? ¿Doce años como mucho? Y tiene que estar cargando ya un peso que no es suyo.
-Se va a tener que acostumbrar, no hay de otra.

Y así fue, lo cargó y le pesaba, pero si, de tuvo que acostumbrar. Durante un largo tiempo, el cuarto se sintió vacío para estos muñecos. Es como sí en poquísimo tiempo aquella felicidad, aquella alegría, aquella pisca de aventura y emoción hubieran desaparecido. Mateo ya no imaginaba, ya no tenía una intención de crear. Sólo se escuchaban aquellos sonidos de el tecleando, a veces insultando con rabia mientras se oían más sonidos que saldrían de su computadora.
-Hoy aprendí una palabra nueva, una puteada nueva -decía el caballo- Este chico habrá perdido su imaginación con nosotros, pero es un maestro a la hora de putearte.
Un día, los muñecos sintieron la puerta, los típicos pasos, pero esta vez los oyeron más cerca que nunca. Los juguetes sintieron por primera vez lo que era la verdadera adrenalina. Escucharon como el chico removía algunas cajas, como les sacaba el polvo y como se abría (muy lentamente) la tapa de la caja donde ellos se encontraban. Vieron la luz, salieron de su caverna para poder ver el sol, el sol recubierto de cristal que apenas iluminaba un cuarto de la habitación. Y ahí estaban, los dos favoritos cruzaron miradas con el chico, irreconocible, con el pelo más largo en su cabeza y su cara de la que poco ya se acordaban. Los levantó, uno en cada mano, se sentó en su cama y se los quedo observando durante unos instantes. Los colocó en una de sus estanterías, a modo de trofeo, inmortalizandolos. Los observo unos momentos más, sonrió y luego se retiró de la habitación.

martes, 12 de diciembre de 2017

No me trates mal

No me insultes, no levantes la voz.
No me mires con esa cara, no vas a
solucionar nada. De qué sirvió todo
este ritual si te quedaste el otro lado de la cama llorando y sin hablar.
Somos el agua el y el aceite ya lo sé
No nos estamos entendiendo si te digo el como pero no el por qué.
Que difícil es dejar de mirar atrás y pensar en lo que pasó, no insistamos niña, ninguno tenía la razón.
Solucionemos esto en paz, no hay por qué llorar, no hay por qué gritar, no quiero eso más.
No me trates mal, no me quieras manipular, tus inseguridades y mi frustración van a la par.
Bendito silencio, benditas risas, benditos abrazos, y maldito sea nuestro ego. Yo lo digo así, ojo por ojo y el mundo se va a quedar ciego.

jueves, 20 de julio de 2017

La lección de la mañana

Discutir con retrasados es como jugar ajedrez con una paloma. No importa que tan bueno seas jugando, de igual manera la paloma va a tirar las piezas arbitrariamente, se va a cagar en el tablero contoneandose como si hubiese ganado la partida.





viernes, 23 de junio de 2017

Llorarás lagrimas de sangre

Escucha atentamente estás palabras, por que estoy enojado, pero no quiero estarlo realmente y para ser sincero me siento tonto haciéndome cartas a mi mismo tantas veces y no poder convecenrme, no poder hacerme reflexionar. Entonces, ¿por que sigo haciendo esto? Si en sí terminó estancando en el mismo lugar. Y sí, pero déjame decirte que, lo que estás leyendo y que quizá anteriormente ya leíste solamente lo vas a presenciar acá y nada más que acá, hasta el momento de que en el que sea un día color rosa y no gris como siempre lo veo. No me sientas lastima, ni tampoco quiero que me entiendas, el único objetivo de esto es para por lo menos que creas o que yo mismo me crea que no es para tanto, y que veas que mis intenciones y algunos malos pensamientos no son malos, sólo aparecen en un mal momento y no se como manejarlos, me pesa bastante y estoy amargado todo el tiempo. Pero bueno supongo que tengo un motivo para mis enojos. Todo el mundo dice que si tuviese presente a su "yo" del pasado probablemente se avergonzaria de él mismo. Yo creo que si mi yo del futuro me viera y el estuviera satisfecho y fuese alguien más maduro me vería con mucho asco pero a la vez tendría mucha empatía y lastima, por que sabe que para llegar a esa felicidad lloró lagrimas de sangre.
Que curioso, se escucharon unas gotas afuera, se ve que mañana es otro día gris.
Buenas noches.

lunes, 24 de abril de 2017

Carta de libertad

Sábado 22 de abril, 15:30 hs.

Estimado amigo:
La siguiente nota es para darle a saber todas las cosas que rondaron en mi cabeza alrededor de los últimos 18 años, exceptuando por supuesto, la etapa en la qué me dedicaba mas a caprichos estúpidos, que a pensar bien las cosas. Pero de todas formas, si le interesa saberlo, la infancia no es algo que recuerde con cariño. No me malentienda, reemplazaría todos aquellos pequeños momentos de felicidad e inocencia que viví en esa primera década, por los sentimientos fríos y amargados de ahora. Eran bastantes insignificantes, y no van al caso, pero son parte de mí de alguna forma. Si puedo destacar algo de esta etapa, es que conviví con dos entidades, un ángel y un demonio. No sé si será correcto verlos así, pero es la inocente u oscura forma en que siempre los vi. Ellos siempre estuvieron enfrentados, creo que no se agradaban, y no supe jamas como controlarlos... Bueno, tampoco lo sé hoy en día. Pues ellos aún tienen cruces, por suerte ya no logran influir tanto en mí, en un tiempo, no supe identificar bien cual era cual, eran escurridizos. Entonces, quiero liberarme de ellos y de sus cruces.
No creo que haya madurado, o quizás si. Digamos, estoy orgulloso de mí, creo que no me cambiaría por nadie. Aunque a veces me juega en contra, no me considero una persona muy especial, seguro hay miles como yo, mejores. Simplemente soy una persona amargada, prefiero la individualidad, nunca me gustaron los grupos grandes, y creo no aparecer en las fotos de varios familiares, debe ser por eso que la amistad siempre fue mas importante, algo que pude forjar, y no que me tocó. No me afecta mucho, en serio. Sin embargo parece ser que a muchos que quiero si. Lo siento hermano, por eso en este nuevo camino, quiero liberarme de la bronca y la falta de empatía, pero jamás de mis ideales mas importantes.
Muchas gracias, espero que esta carta te llegue y sepas llevar tus decisiones correctamente.

lunes, 10 de abril de 2017

El monstruo

Cuando era un chico, déjame decirte, siempre supe usar muy bien mi imaginación.

Sabía darle vida a mis juguetes, y siempre me sentaba en el asiento del lado de la ventana y trataba de imaginar que algún ser corría a la par del colectivo para alcanzarme en la próxima parada. Que linda es la imaginación de un nene.
Pero déjame decirte que el miedo fue mi peor trauma, aquellas historias, aquellas películas de terror, aquel escalofrío que me recorría la espalda a la hora de acostarme, causando que transpirara de los nervios de que alguien me llamara o respirara en mi oreja, el horror a lo desconocido. No me dejó dormir bien por mucho tiempo. Las cosas cambian, no sé si se trata de madurar, se trata simplemente de un poco de sentido común. Esos espectros, esos demonios que pensás que te observan, ese amigo imaginario que invocas juntando tus manos, pensando que de alguna forma van a solucionar los problemas de tu vida nunca estuvieron ahí en realidad, y nunca van a estar, por qué el verdadero monstruo no está adentro del placard, por qué tus respuestas no están en un libro, y el paraíso no está sobre las nubes. Nunca exististe, en la oscuridad del patio solo hay ramas moviéndose con el viento y grillos, cantando. Solamente hace falta prender la luz.