domingo, 19 de marzo de 2017

Ese pobre viejo

Lo veía pasar, a ese viejo amargado, él estaba... ¿decepcionado?
No lo sé, creo haberlo visto ya algunas veces en el pasado.
No siempre hubo una expresión de tristeza en su rostro, lo he visto enojado, confundido, hasta alegre. Todos se guiaban por lo que sé decía en el barrio.
Los pibes lo miraban con rechazo, "no quisiera terminar como él", dijo uno.
Tenía en su casa varias fotos, una vieja escopeta y un rosario.
En un tiempo caminaba con su esposa e hijos, en otra con un perro medio viejo y arrugado, mas adelante en soledad. Que tristeza.
Nunca supe exactamente a donde iba ese señor por las mañanas. Pero cuando vi las lagrimas en su rostro me di cuenta.
El se equivocó, demasiado para ser sinceros. No sé si lo merecía. Hoy en día ya no lo volví a ver, me llegaron algunas noticias de él por gente del barrio, parece que yace postrado en una cama, apenas puede moverse. No hay nadie en la sala acompañándolo. Que loco el pobre viejo, tantos años invirtiendo hasta que sentís que te estás muriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario